Técnicas empresariales aplicadas al ahorro escolar

Vamos a mostrarles cómo podemos usar sencillas técnicas empresariales, para conseguir ahorrar en el material escolar, libros de texto y otros gastos escolares; lo haremos paso a paso, como si de una empresa se tratara, ya que en definitiva, no vendemos nada pero si debemos ofrecer un servicio, en este caso a nuestro hijo.

 

Primera fase: El Inventario

 

En primer lugar, debemos hacer una lista, para ello podemos utilizar una hoja de cálculo (excel o similar), en internet hay tutoriales sencillos, que explican paso a paso, las principales acciones que podemos realizar con la excel; en dicho inventario debemos apuntar todo lo que vamos a necesitar para el curso escolar, hasta el más mínimo detalle.

 

Estamos hablando de mochilas, carpetas, bolígrafos, lápices y demásmaterial escolar, es importante también, incluir los gastos iniciales, es decir, del primer mes, como pueden ser los transportes, el comedor o las actividades extraescolares.

 En esta fase compararemos precios, podemos visitar diferentes sitios donde nos venda material escolar.

Segunda fase: El Balance

 

El Balance consiste en ordenar el anterior inventario, de tal manera que tengamos una visual clara y sencilla del mismo (imagen 1); el Balance se compone del Activo y el Pasivo, es decir, en el primero aparece todo lo que necesitamos y en el segundo de donde obtendremos el dinero.

 

Como vemos,en el Activo, hay tres partidas, lo hemos hecho sencillo y práctico, en ellas especificamos si son materiales que se consumen periódicamente, duraderos o son gastos generales en que debemos incurrir en el inicio, en él es donde situaremos todo tipo de material escolar que necesitemos.

 

En el Pasivo, también tenemos tres partidas, de donde obtendremos el dinero, nuestro, es decir, aportaciones propias o de familiares, subvenciones o ayudas de la administración y préstamos, en caso (esperemos que no) de tener que pedirlos.

 

Tercera fase: El Presupuesto de Gastos

 

Consiste en hacer un Presupuesto mensual, de manera que, cada mes, tengamos previstos los gastos en que vamos a incurrir y debemos ser consecuentes con ellos, es decir, es mucho más productivo, tomar un tiempo en detallarlo todo bien, que después tener imprevistos que no sepamos cómo pagar.

 

presupuesto para gastos escolares

 

El principio de prudencia valorativa nos dice que mejor pasarnos que quedarnos cortos, de manera que si creemos que podemos tener un gasto extra en material escolar, mejor incluirlo y que no se produzca a que no lo hagamos y aparezca.

 

Cuarta fase: Control

 

Cada mes, preferentemente con nuestro hijo, debemos llevar a cabo un control de desviaciones, de tal manera que sepamos, en todo momento, donde hemos ahorrado o donde hemos gastado de más, es conveniente hacerlo que él, para enseñarle a ser responsable.

 

Es importante hacer ver al niño, que él es parte implicada en todo este proceso, que sin su ayuda, es difícil que lleguemos a buen puerto y que debe involucrarse, las recompensas ayudarán a ver los “beneficios” de colaborar.

En esta fase, debemos también proponer o escuchar propuestas, sobre como disminuir dichos gastos, siempre hay formas de ahorrar o de reducir, es importante ver si el consumo de materiales ha sido adecuado o no y el motivo.

 

Quinta fase: Recompensas

 

Si tu hijo ha cuidado de sus cosas y eso ha producido un ahorro, que mejor forma de premiarle que una recompensa, puede ser una entrada de cine o un aumento de la paga, pero siempre que entienda que todos se benefician de esto, porque si sus padres ahorran, pueden utilizar el dinero para otras cosas.

 

Las recompensas no solo afectarían al niño, sino también a los padres, ya que el trabajo ha sido en equipo y es el equipo el que debe beneficiarse de ellas; estos incentivos son importantes, como lo son en una empresa, para que el niño entienda que el esfuerzo que se le pide es por algo.

 

Conclusiones

 

Es importante saber que, con un poco de organización, con algo de tiempo que dediquemos y una ayuda de las herramientas disponibles en nuestro ordenador, podemos controlar un gasto, el del material escolar, que supone a veces más de 600 euros al mes.

 

Las empresas utilizan técnicas mucho más complicadas, si su dimensión es grande, pero tan sencillas como las aquí expuestas, en dimensiones pequeñas, por eso creemos que aplicarlas a la gestión de los gastos en material escolar y libros de texto, puede ser beneficioso.

 

Aquí se han adaptado a una familia, que no tiene porqué tener conocimientos en materia contable o de gestión, de manera que sean sencillas de utilizar y de comprender, ya que el objetivo es que ayude a gestionar mejor.

Por todo ello, la ayuda de las técnicas utilizadas por las empresas, realizada de forma sencilla y práctica, puede ser inestimable y servir para ir un poco “mas holgados” en el inicio del nuevo curso.